Crítica

Crítica: '1917', una odisea y travesía bélica muy cruda y bella

La primera guerra mundial ha suscitado el interés de todo el cine a través de su historia pero 1917 es algo que pocas veces se ha visto sobre la época

Por Jorge Ruiz

-

En un mundo donde las películas bélicas han tenido un enfoque más cercano a la acción que al drama, ‘1917’ es un acercamiento a la faceta más cruel y violenta del ser humano que culminó en la primera guerra mundial, sin embargo, esto no significa que deje de tener un toque de ensueño.

El director Sam Mendes quizá es famoso en la actualidad por haber dirigido las cintas del espía más exitoso del cine James Bond en ‘007: Spectre’ y ‘Skyfall’, pero en su haber cuenta con ‘American Beauty’ su primera obra con la que se ganó a crítica y público en 1999.

Te podría interesar: ‘1917’ es la película de acción más popular de 2020

Ahora su más reciente título ‘1917’ se apega más a lo que hizo en 2005 con ‘Jarhead’ aquella cinta protagonizada por Jake Gyllenhaal en la que se repasa la vida de un marine durante la operación ‘Tormenta del Desierto’ en Kuwait en la que se liberó el lugar de la invasión de tropas iraquíes.

Te podría interesar: ‘1917’, la película bélica de la I Guerra Mundial se estrena en Amazon Prime Video

La historia de ‘1917’ sigue a dos cabos ‘Schofield’ y ‘Blake’ quienes intentan entregar un mensaje a un batallón que está a punto de iniciar un ataque contra las fuerzas alemanas, en una trampa de los enemigos, ya que se piensan que se han retirado, y atacarán con 1,600 hombres.

1917 es un logro audiovisual

El hilo conductor de toda la película es un plano secuencia que unifica todo el relato como si fuera una aventura de dos horas en la que vemos en su totalidad cómo hacen el par de jóvenes para completar su misión, sumergiendo al espectador en un ambiente tenso como dramático.

Roger Deakins es el encargado de dirigir la fotografía, quien ya había trabajado anteriormente con Sam Mendes y que tras ganar su primer premio Óscar en 2017 con ‘Blade Runner’ regresa como fotógrafo para orquestar su siguiente premio de la Academia.

Filmada como un plano secuencia continuo durante toda la película, Roger Deakins logra crear una atmósfera real y cruda que refleje la constante angustia de los protagonistas, pero al mismo tiempo, por momentos lo mostrado en pantalla parece onírico, como si fuera un sueño.

Y no porque fuera algo bonito la Primera Guerra Mundial, sino porque refleja el momento de más incertidumbre del personaje, en una secuencia de acción que pareciera de otro mundo. La maestría técnica no solo está ahí para presumir de sus fantásticas capacidades de manejo de la cámara, sino para evocar, reflexionar e interpretar lo que presenciamos en pantalla.

Por su puesta en escena y la capacidad de aterrorizar sin siquiera mostrar imágenes grotescas, sino toda la violencia y brutalidad de lo que puede significar un disparo, una explosión, incluso regalar tu cantimplora de leche en un momento de crisis, es que ‘1917’ sabe ofrecer cuotas de acción perfectamente medidas, pero sin llegar a los niveles exagerados de cine de Hollywood.

¿Qué fue lo que más te gustó de 1917?

Su fotografía 0%
Su historia 0%
Sus escenas de acción 0%

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre streaming, series, cine, televisión y entretenimiento.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Crítica