Crítica

Crítica: 'Godzilla', el reinicio del gran ícono japonés del cine

El gigante japonés vuelve en otra oportunidad y de nuevo en una producción occidental que poco aporta a la mística de Godzilla, pero que entretiene sin más

Por Jorge Ruiz

- 09 de Marzo de 2021 - 13:40 hs
Crítica: 'Godzilla (2014)', el reinicio del gran ícono japonés

Crítica: 'Godzilla (2014)', el reinicio del gran ícono japonés - Especial (Cortesía)

En 2014 llegó a las pantallas grandes la película protagonizada por el rey de los ‘kaijus’, ‘Godzilla', en una historia que no trae nada nuevo a la fórmula y que no tiene nada nuevo por contar sobre el titán, pero que aún así, logra entretener a base de puro músculo de monstruo.

Después de haber estado en pausa tras la película dirigida por Roland Emmerich en el año 1998, ‘Godzilla’ había pasado por varios proyectos que a la larga fueron olvidados o cancelados. Pero tras una planeación por parte de Legendary para unir al gigante y otros monstruos en el cine, llegó la primera parte que daría inicio al ‘Monsterverse’.

Te podría interesar: ¡Más pósters de ‘Godzilla Vs Kong’! Revelan nuevos artes promocionales de la película

Tras el desastre que fue el ‘Godzilla’ de Emmerich, se barajaron muchas posibilidades de quien sería el encargado de volver a dar el lugar que se merece en el cine el rey de los kaijus, para finalmente caer en las manos del director Gareth Edwards, quien dirigiera en 2010 su primer película llamada ‘Monsters’.

Te podría interesar: Estos serían los monstruos de 'Godzilla vs Kong' la película

La película es protagonizada por Bryan Cranston, Ken Watanabe, Sally Hawkins, Juliette Binoche, Elizabeth Olsen y Aaron Taylor Johnson, a quienes después veríamos juntos de nuevo como los los hermanos Wanda y Pietro Maximoff en el Universo Cinematográfico de Marvel.

Los orígenes del nuevo Godzilla

Y en cuanto al origen de ‘Gojira’ nada nuevo, otra vez un ser prehistórico que sobrevivió hasta nuestros tiempos y que por causas de radiación creció hasta un tamaño insospechado para las criaturas de la tierra, para finalmente haber sido intentado eliminar por parte del gobierno estadounidense para mantenerlo en secreto del mundo.

Como es de esperarse, esto no salió como esperaban los estadounidenses y ‘Godzilla’ despertó, porque si no, no habría película. Pero el motivo de su levantamiento es a causa de mantener el equilibrio en el planeta, pues otros dos seres gigantes también han aparecido y el gigante tiene que eliminarlos antes de que logren procrear.

El director Gareth Edwards logra, como en su anterior película, crear una atmósfera especial, en donde sitúa al espectador al mismo nivel que los protagonistas, quienes ven todo a nivel de suelo, y para envolver a ‘Godzilla’ en un aura de dios mitológico que le sienta bien. 

Sin embargo, los planos abiertos y alejados para resaltar el tamaño de los monstruos y lo diminuto que somos los humanos en comparación, juegan en contra de la película, pues como todo sucede durante la noche, poco se puede apreciar de los gigantes en los momentos más tensos.

En 2010 Gareth Edwards utilizó un recurso similar en su primer película ‘Monsters’ en donde los protagonistas se topan con monstruos gigantes que han aparecido en la tierra. Edwards utiliza la cámara en mano para adentrar al respetable dentro de la acción, para no solo empatizar con los personajes, sino para sentir la acción a través de sus ojos.

Pero no vuelve a funcionar este recurso, es verdad que por momentos se acentúa la majestuosidad de ‘Godzilla’ con esos planos abiertos y lejanos que ponen en perspectiva al titán, pero el error es que poco se puede apreciar de las peleas, pues al estar rodadas de noche, y de forma que las sombras, edificios, y el polvo ocasionado por los derrumbes tapen a los gigantes, la acción se ve entorpecida.

Durante su proyección en las salas de cine, con toda la oscuridad del recinto, pensé que era un problema que se iba a solucionar una vez que la viera en una pantalla, pero no fue el caso. Y es que está hecha de esta manera, porque los efectos especiales son más fáciles y baratos de hacer si es de noche.

Pero dejando de lado este aspecto, lo cierto es que logra darle cierta aura a la película, no al nivel de crear personalidad, porque el estilo que se pudo ver en la primer cinta del director se nota que fue cortado en pro de las ideas de la productora, pero sí para dotar de frescura a un ícono que necesitaba un aire nuevo.

Godzilla de 2014 quiere contar una historia de pérdidas familiares y sobre el dolor de seguir viviendo en el pasado, que se ve diluida en la acción que pretende mostrar, pero que no termina de cuajar en ningún aspecto. Palomitera, sí, entretenida, sí, pero definitivamente no es todo lo épica que pudo haber sido.

Click para cargar encuesta
Síguenos en

Jorge Ruiz

Periodista y amante del entretenimiento en general, los videojuegos, el cine y todo lo que pueda tratarse de la ciencia ficción. Constantemente estoy aprendiendo nuevos conocimientos sobre mí y el mundo que me rodea, no me cierro a nuevos gustos.

Ver más

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre streaming, series, cine, televisión y entretenimiento.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Crítica

Síguenos