Crítica

Crítica: ‘Kong: La isla calavera’ llena de estilo y personalidad

El rey de los monos regresa en una nueva película llamada ‘Kong: La isla calavera’ que además de dar nueva vida al personaje, lo llena de personalidad

Por Jorge Ruiz

-
Crítica: Kong: La isla calavera, llena de estilo y personalidad

Crítica: Kong: La isla calavera, llena de estilo y personalidad - Especial (Cortesía)

La idea de tener un multiverso interconectado de películas hoy en día es muy tentador debido a todo el éxito que ha traído consigo Marvel y sus cintas de superhéroes, es por eso que otras productoras como Legendary, se subieron al tren del dinero y en 2017 llevaron al cine ‘Kong: La isla calavera’, un nuevo filme que da un aire fresco al titán, y lo adapta para el nuevo público.

Dejando las presentaciones, poco hay por decir de King Kong, el animal gigante que por décadas ha impactado en el cine, incluso desde los inicios de este mismo. Y debido a su popularidad y que en anteriores películas ya se ha enfrentado a Godzilla, esta vez inicia su cinta en solitario para después comenzar el viaje en contra del rey de los kaijus.

Te podría interesar: ¡Más pósters de ‘Godzilla Vs Kong’! Revelan nuevos artes promocionales de la película

En 2017 el director Jordan Vogt-Roberts llevó a la gran pantalla ‘Kong: La isla calavera’ una cinta que revive el mítico personaje, y contrario a otras películas de monstruos gigantes, esta sí parece tener en claro lo que quiere, y es espectacularidad, pero no como en cualquier otra cinta del género, sino con un estilo muy marcado y presente durante todo momento.

Te podría interesar: ¿Mechagodzilla aparecerá en Godzilla vs Kong? Fotos filtradas revelan el villano 

De nuevo Legendary y Warner Bro. recurrieron a un director que apenas y llevaba una película en su haber, como el caso de Gareth Edwards y Godzilla de 2014, para ponerlo a prueba y que demostrara su talento pero ahora en una producción Hollywoodense y de presupuesto elevado, y ver cómo se manejaba con una película que sería el inicio de algo más grande.

Kong: La Isla Calavera depende de sus personajes

Claro que podría parecer que no habría limitantes al momento de crear esta cinta, pero no es así. Jordan Vogt-Roberts demostró cualidades de autor en su primer película ‘Los Reyes del Verano’ de 2013, pero aquí, la productora parece haberle cortado las alas, porque sí, es una cinta con estilo, pero que intenta ir a más con sus personajes, y no lo consigue.

En el reparto podemos ver a la actriz Brie Larson junto a Tom Hiddleston, como Mason Waeaver y James Conrad respectivamente, y para completar el elenco está Samuel L. Jackson, John Goodman y John C. Reilly. Actores bastante destacados en la industria que hacen de la película una obra coral, pero que no profundiza ni da espacio a sus intérpretes para hacer lo que mejor saben.

Pero mucho texto, la historia se sitúa en 1973 durante el retiro de tropas estadounidenses de las tierras de Vietnam, en donde el jefe de la organización ‘Monarch’ consigue un permiso para explorar una isla que fue descubierta recientemente, y para eso contrata a James Conrad, un ex-capitán del servicio aéreo, junto a un grupo de veteranos de guerra para escoltarlos en el viaje.

Esta ‘Isla Calavera’ es el objetivo de Bill Randa, jefe de la organización, debido a que conoce que dentro de estas tierras dos pilotos se quedaron varados dentro de ella durante la Segunda Guerra Mundial, pues se dice que un gorila gigante los interrumpió en batalla y no pudieron volver a salir del territorio. Motivo por el cual, Bill Randa inicia la expedición en busca de Kong.

En un intento de profundizar y dotar de motivos a los personajes, Jordan Vogt-Roberts plantea a sus protagonistas como el motor de la película, relacionando a dos de ellos directamente con Kong, para que no solo sea un gorila gigante dando golpes por aquí y por allá, sino que cada impacto de bala, explosión e intento de derribarlo, se sienta, lo duelan los humanos, y el espectador a través de ellos.

Sí, ya se ha hecho antes en las películas de Kong, crear un lazo estrecho con la protagonista en turno, para que el momento en el que sea derribado, sea impactante. Y ¿se logra aquí? Bueno, no, pero eso no quiere decir que no se haya intentado. Pero ahora también hay otro motivo para querer que Kong gane, el teniente líder del escuadrón de la escolta ha visto morir a sus compañeros, y eso lo llena de rabia y quiere que el gigante muera.

Eso hace que haya otro motivo aparte de que los protagonistas “buenos” defiendan al gorila, que si bien ya se ha hecho antes con el ejército queriendo eliminar al animal, ahora esa fuerza antagonista tiene cara, tiene un nombre, y por tal motivo se siente más personal. Aunque no explora su potencial, porque la tal venganza del “malo” es  debido a que el titán mató a sus compañeros pero, ¿qué significaban para él? No lo sabemos.

Una cosa de la que sí rescato de la dirección de Roberts es el estilo, y es que no se deja un solo momento de sentir la personalidad que tiene toda la película. Una paleta de colores que recuerda a obras como ‘Apocalipsis Now’ de Francis Ford Coppola, salvando las distancias, pero que funciona, y se mezcla con el diseño de producción para formar un film lleno de estilo.

Cada plano, cada segundo llena la retina del ojo, colores vibrantes y secuencias pensadas para que cada momento sea un deleite visual como no se ha visto dentro de una película del estilo. Y es que estéticamente todo funciona, transmite la época en la que están, y más importante aún, envuelve a Kong en la mística que se merece, un animal gigante que puede con todo.

¿Qué team eres #Godzilla o #King Kong?

#TeamGodzilla 0%
#TeamKong 0%

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre streaming, series, cine, televisión y entretenimiento.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Crítica