Crítica

Crítica: Lovecraft Country, una subversión de los mitos

El imaginario de los mitos creados por H.P. Lovecraft recibe una vuelta de tuerca y deja de lado el terror para centrarse en un tema actual, el racismo

Por Jorge Ruiz

-

Crítica: Lovecraft Country, una subversión de los mitos - Especial (HBO)

El escritor de Providence, Howards Phillip Lovecraft creó todo un género en el arte, incluso aún después de haber muerto hace más de 80 años, pues figuras como Cthulhu han pasado ha formar parte de la cultura popular, pero algo se olvida en el proceso, que el creador era racista, y ‘Lovecraft Country’ no lo olvidó.

Aunque la serie de televisión de HBO se basa en la novela homónima de Matt Ruff, esta se cimenta sobre la obra del escritor de Providence, a quien se le adjudica haber creado el género de terror cósmico o terror “Lovecraftiano”, en el que la principal idea es apoyarse en la filosofía para crear un miedo existencial, y del que ya en muchos medios se ha explotado.

Te podría interesar: Crítica: ‘His House’, el terror que necesitamos

La serie sigue la historia de Atticus Freeman (Jonathan Majors) durante los años 50, y quien junto a su amiga Letitia Lewis (Jurnie Smollet) y su tío George (Courtney Vance) irán en busca de su padre, y desde aquí es donde la obra de Lovecraft empieza a tomar otro sentido.

Te podría interesar: Crítica: ‘The Vast Of Night’, terror independiente y clásico

Lovecraft se ganó su fama a pesar de que sus obras estaban fuertemente inspiradas por el racismo, la homofobia y el sexismo, hechos que con el tiempo se fueron olvidando y solamente recordando su mitología, y no hace falta irse muy lejos, algunas de sus obras más famosas, como ‘La sombra sobre Innsmouth’ o ‘El horror de Dunwich' reflejan su manera de pensar. 

Por el contrario, ‘Lovecraft Country’ subvierte toda la obra del escritor, no solo su terror, sino su cosmovisión. Desde el primer episodio, al iniciar vemos como toda una escena digna de películas como ‘La Cosa’ hace gala de monstruos, vampiros espaciales y hasta Cthulhu, todo dentro del sueño del protagonista, como diciendo que todo eso que espera ver el público, tomará otro giro.

El principal problema

Ambientada en la Chicago de los años 50, la serie plantea su trama como una crítica, pues no solo está presente el racismo más arraigado de los Estados Unidos, sino que también la xenofobia y la paranoia de la guerra. Por lo que sus personajes se enfrentan no solo a sus problemas, sino a la sociedad que los discrimina.

Aquí existe un problema, la estructura de la serie es algo inconsistente y se refleja en el ritmo, hacia la mitad de la temporada cae a lo largo de dos o tres episodios que se sienten como si quisieran alargarla para llegar a los 10 capítulos, y que aunque para el final esos tramos tienen sentido y cierran la trama, no dejan de sentirse lentos.

Sin embargo, retoma fuerza después de esos episodios y el interés se mantiene, sobre todo porque el trabajo técnico es sobresaliente, mencionar las transformaciones donde se le cae la piel a un personaje, la tensión creada por los planos cerrados en las caras de los actores, la ambientación sonora, está bien medido.

En resumen, el mensaje de 'Lovecraft Country' es el de romper ciclos, y el de otorgar segundas oportunidades con nuestros sacrificios, sobre todo el de comprender a las minorías y los dolores históricos que les han llevado a luchar por lo que quieren. 

¿Te gustaría segunda temporada de Lovecraft Country?

0%
No 0%

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre streaming, series, cine, televisión y entretenimiento.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Crítica