Netflix

La serpiente: La verdadera historia del asesino serial de la serie de Netflix

Charles Sobhraj es el nombre real del asesino serial en el que está basada la serie ‘La Serpiente’ que se estrena en Netflix, un caso real que revive la BBC

Por Karen Magallanes

-
La serpiente: La verdadera historia del asesino serial de la serie de Netflix

La serpiente: La verdadera historia del asesino serial de la serie de Netflix - Netflix (Cortesía)

La serie de la BBC ‘La Serpiente’ se ha sumado al catálogo de streaming de Netflix para ofrecer una historia tan criminal como real, se trata de uno de los mejores thrillers de la cadena televisiva que ha adquirido el gigante y que trae consigo la historia de uno de los asesinos seriales más duros de la historia, Charles Sobhraj, quien fuera uno de los criminales más buscados por la Interpol en la década de los 70.

A través de ocho episodios, BBC y Netflix, mostrarán al público la verdadera historia del asesino serial, un caso muy sonado en los 70 y que se tornaba muy sospechoso, pues a pesar que en sus delitos dejó algunas pistas, las autoridades no podían dar con su rastro. Esta es una buena producción basada en hechos reales, como hace tiempo lleva apostando el servicio de streaming.

Te puede interesar: ‘La Serpiente’, la nueva miniserie de suspenso en Netflix basada en una historia real

La historia real detrás de ‘La Serpiente’, es la del criminal Charles Sobhraj, un terrorífico asesino que tenía como víctimas a jóvenes mochileros que emprendían la aventura por sudeste de Asia, en los años mencionados, después de cometer los crueles actos, se daba a la fuga y así lo hizo por muchos años, las autoridades lo consideraban un psicópata.

Su nombre real fue Hatchand Bhaonani Gurumukh Charles Sobhraj, nacido en 1940 y originario de Saigón, pero tras el divorcio de sus progenitores, su madre se lo llevó a vivir a Francia para iniciar una nueva vida en compañía de una nueva pareja, esto quiere decir que, cuando comenzó aparentemente con su carrera criminal, tenía alrededor de 30 años.

Te puede interesar: 4 datos importantes sobre ‘La Serpiente de Alabama’, documental de HBO

Sin embargo, sus antecedentes comenzaron cuando apenas era un adolescente, pues sin superar la mayoría de edad, estaba involucrado en delitos menores que los llevaron a la prisión de Pissy, tras su liberación se convirtió en un maestro de la estafa, pues en la cárcel había aprendido toda una base de negocios criminales que poco a poco lo llevaron a conseguir toda una red criminal que operó con su pareja, Chantal Compagnon.

En 1970, se trasladaron a Asia, en donde tuvieron a su hija Usha en Bombay, regresó a prisión por cargos de robo a mano armada pero logró escapar y se refugió en Kabul, ahí sería donde la fuerte historia de ‘La Serpiente’ comenzó. Robaba a los jóvenes mochileros, pero no suficiente con ello, los drogaba y mataba para no dejar evidencia de lo sucedido.

El mismo tipo de crimen siguió por algunos años, quizá hasta 1975 que se le atribuyen más de 30 asesinatos, pero solo directamente se le asignan solo 12. Para darse a la fuga y trasladarse de una ciudad a otra, Charles Sobhraj utilizaba pasaportes de sus víctimas hasta que en 1976, si situación cambió y tras una confesión de sus socios, fue enviado a prisión.

‘La Serpiente’ sigue viva

‘La Serpiente’ se ganó su apodo cuando en uno de sus delitos por robo y estafa, fue detenido y requirió atención médica, pero estaba fingiendo, por lo que consciente de su plan, drogó al guardia del hospital y pudo escapar escabullida mente. Fue entonces cuando su esposa, tomó la decisión de abandonarlo e iniciar de nuevo con su hija, sin embargo, él continuó con su vida criminal.

Charles Sobhraj se asoció en Tailandia con Marie-Andree Leclerc y Ajay Chowdhury, seguían robando y matando a mochileros. Posteriormente se trasladó a Bangkok para asociarse con dos mujeres, que terminaron confesando a la policía después de un múltiple crimen a un grupo de estudiantes franceses, lo curioso es que el criminal logró ser capturado, pero solo le dieron 12 años de prisión.

Mientras pagaba su condena, llevó una vida llena de lujos y placeres, sobornaba a los guardias para poder tener de todo y vivir como en un palacio, desde televisión, hasta las mejores comidas, y antes de cumplir con la sentencia, se dio a la tarea de organizar una fiesta enorme para todos los guardias, y aunque aparentaba ser un gesto de agradecimiento, no era más que una trampa para drogarlos y escapar mientras se quedaban dormidos.

No fue una presa fácil de atrapar, pues aunque se fugó, nuevamente fue capturado y condenado a 10 años más de prisión, consiguió su liberación en 1997 y se mudó a Francia. Era un hombre que había conseguido mucho dinero producto de sus asesinatos, incluso se sospecha que a la prensa les vendía las entrevistas y exclusivas, y hasta se rumora vendió los derechos de su vida para que se pudiera realizar una película.

Actualmente se encuentra en prisión después de que fuera aprendido en 2003 tras treinta años de incansable trabajo de Knippenberg, actualmente está en prisión y purga una condena de por vida en una cárcel nepalí, a sus 76 años su salud está deteriorada.

¿Te gustan las series de suspenso de Netflix?

Si 0%
No 0%

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre streaming, series, cine, televisión y entretenimiento.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Netflix