Opinión

¿Por qué el cine de catástrofes ya no es lo mismo? ‘Moonfall’ y las películas de Roland Emmerich

Cuando se acercaba el nuevo milenio empezaron las películas sobre desastres, que dieron muchos ejemplos, pero que ahora mismo ya no sientan igual de bien

Por Jorge Ruiz

- 11 de Febrero de 2022 - 18:00 hs
¿Por qué el cine de catástrofes ya no es lo mismo? ‘Moonfall’ y las películas de Roland Emmerich

¿Por qué el cine de catástrofes ya no es lo mismo? ‘Moonfall’ y las películas de Roland Emmerich - Especial (Cortesía)

El célebre director alemán Roland Emmerich, quien este año estará de estreno con ‘Moonfall’, ha sido una pieza clave para que el cine de catástrofes de fines del siglo pasado, e inicios del nuevo milenio, diera un gran salto en popularidad. Sin embargo, estas historias sobre desastres de escala global no son lo mismo que cuando estaban en su punto más alto.  

Los avances de ‘Moonfall’, protagonizada por Halle Berry junto a Patrick Wilson ya dejan en claro qué es lo que hay que esperar de su historia, la luna estrellándose frente a la Tierra y un montón de efectos especiales, marca de la casa, y un nulo interés en la trama. Claro que estamos hablando tan solo del tráiler, pero la emoción que despierta esta cinta, ya no es lo mismo.

Te podría interesar: De ‘2012’ a ‘Armageddon’: Las mejores y películas de desastres

Antes de que llegara el nuevo siglo, se estrenaron películas de desastres como ‘Día de la independencia’, ‘Armageddon’, o ‘Impacto Profundo’, y tras la llegada de épocas recientes, se siguieron lanzando cintas en esta línea, como ‘El día después de mañana’, ‘Geotormenta’, o ‘Moonfall’, cintas que en su mayoría serían de Roland Emmerich, y que con el tiempo perdieron el fuelle.

Te podría interesar: La Luna contra la Tierra en Moonfall, nuevo de Roland Emmerich 

Algunos de estos ejemplos con sus años a las espaldas, actualmente son considerados “clásicos”, y no por los motivos por lo que cualquier otra producción lo haría, sino por ser lo suficientemente entretenidas y bien contadas como para no destacar en sus malos aspectos. Sin embargo, los tiempos modernos son diferentes, pues los efectos especiales han llegado a un punto en el que ya casi son indistinguibles de la realidad.

El cine de catástrofes: ¿Alguna vez fue bueno?

Pero no nos engañemos, nunca lo fueron, y si por algún motivo este cine de catástrofes fue algo, era por el morbo. Es decir, gran parte del atractivo, o morbo, por estas historias venían de su contexto, ‘2012’, nació gracias a las profecías del calendario maya, ‘El día después de mañana’ del miedo de que se iba a terminar el mundo en el día seis, del sexto mes del año 2006.

Y así con gran parte de ellas, las cuales eran productos de su época, momentos en los que la población parecía tener asimilado que en cualquier momento iba a desaparecer la Tierra, o mejor dicho, la humanidad, por la mano de un desastre natural, una nave alienígena, o por el cambio climático. Ahora, las historias han cambiado, y la cosa se ha relajado, para contar historias sobre el apocalipsis, de una manera más pasiva.  

Mientras que el director Roland Emmerich acabó con la humanidad en varias ocasiones con su cine, poco a poco el miedo por esta muerte inminente iba pasando, y las historias cambiaban su interés y enfoque sobre el tema. Ahora no sería una trágica explosión o un meteorito el que acabaría con los humanos rápidamente sino una crisis sanitaria, un virus, una enfermedad lenta y silenciosa.

Es verdad que ‘Moonfall’, y en realidad gran parte del cine de Roland Emmerich, tiene ese punto de no tomarse muy en serio a sí misma, y se permite diálogos lo suficientemente absurdos como para dejarnos en claro en todo momento que esto es una fantasía de una mente muy divagada. Sin embargo, lo interesante es que ya no solo es la inminente destrucción de la Tierra, sino de algunos de los humanos que la habitan, con sus vidas, aspiraciones y deseos. 

Con ciertas cosas atina Emmerich con ‘Moonfall’, y otras simplemente se ha quedado estancado en el siglo pasado, pero el cine de catástrofes siempre ha servido para hacer gala de los efectos especiales más extravagantes, y en eso no decepciona. Sí que es predecible y lo que quieras, pero se deja ver, y permite desconectar, aunque no con la misma capacidad de impresión en el espectador.

Click para cargar encuesta
Síguenos en

Jorge Ruiz

Periodista y amante del entretenimiento en general, los videojuegos, el cine y todo lo que pueda tratarse de la ciencia ficción. Constantemente estoy aprendiendo nuevos conocimientos sobre mí y el mundo que me rodea, no me cierro a nuevos gustos.

Ver más

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre streaming, series, cine, televisión y entretenimiento.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Opinión

Síguenos